miércoles, 26 de octubre de 1988

Sabes? Es más simple de lo que parece, pero no puedo decirlo. Siempre guardo lo que quiero decir en mi roto bolsillo, mucho más ahora que no puedo decir las cosas con tanta llaneza infantil. Muchas veces temo que las palabras filtren algo de todo lo que quiero decir. Y lo que quiero decir, es acerca de lo que siento. Te imaginaras lo que quiero decir?... Pero náh, a callar todo lo que quisiera gritar, a callar para hacerlo durar. Aunque una vez me dijeron que no importaba lo que tenía en los bolsillos. ¿Porqué? Porque nada tan importante se puede guardar en un simple bolsillo... sujeto imbécil aquel que no sabe que el silencio en un bolsillo guarda más cosas más importantes que el baúl de su abuela. A medianoche bajo a tomar un café, tropiezo, casi caigo y siento que por un momento pierdo la fe. Levanto el alma del suelo, prendo un pucho, y salgo de este sucucho. Llevo en la mano el cigarro y no pienso. Insisto en encontrar el tiempo perdido en lamentos apretados, en gritos silenciosos, y en abrazos fríos, y besos estampados. Pero no me resulta. Y aunque el lobo no puede ir conmigo, doy una vuelta a ver si todavía llueve. Es que ya no duele tanto el corazón y esta noche ya no sopla el viento del dolor..

6 silencios rotos.:

Shiza dijo...

Porque pensé... :O vi la luz y reí xDD Ahh! Ahora leeré tu blog :B

Saruki dijo...

Los bolsillos te dan sorpresas... sopresas te dan los bolsillos xD


Saludos Jovencito!

Santiago Paz dijo...

A veces, cuando uno se encuentra plata en los bolsillos sin saber que habia algo ahí, se lleva sorpresas. Los bolsillos a veces guardan de todo.

Respecto al texto, es un buen texto. Aunque me suena cliché lo del "ya no sopla el viento del dolor". La palabra "pucho" suena rara en medio de la "formalidad" del texto. Es disonante. Pero, si, es un buen texto.



Eso.

Un abrazo.


Santiago.

Laury~! dijo...

Me encanta, gracias por pasarte por mi blog :)
Te sigo.

Thiago dijo...

Todos vamos por el mundo con los bolsillos rotos, soltando el lastre de nuestros recuerdos... pq sino no habría bolsillos que llegaran. Pero para guardar los buenos recuerdos, quedan unos cajoncitos que hay en el cerebro. Esos parecen pequeños pero crecen al ir guardando los recuerdos buenos y los amores, pero menguan para los malos y para los ex- jajaa


Bezos

alex dijo...

Y se pierden por los agujeros muchas palabras? A ver si un día se te van a perder algunas que deberías decir de verdad y que otro las escuche.....

Un beso cielo

Publicar un comentario