miércoles, 26 de octubre de 1988

No te mueras tanto, quedate un rato conmigo. Tan solo un ratito mas. Regálame un poema, que yo te regalare un algodon de azucar. No te mueras tanto, al menos disfruta esta vida que te queda. Si quieres te ayudo, tan solo quedate conmigo. Prometo que yo, mas que nadie, quiero que seas feliz. Si quieres, bailamos. Esta es la ultima pieza, quiero que te saques los zapatos y te subas a mi. Si quieres, bailamos. Tengo los zapatos puestos y nos vamos por ese mundo conocido de tu guitarra azul. Si quieres, bailamos. Tan solo toma mi mano, cierra tus ojos y date cuenta que soy digno de tu plena confianza. ¿Recuerdas esta cancion? La escuchamos juntos la primera vez y te dije al oido que te la dedicaba. Mientras tanto, confiesame. ¿Que fue de aquella locura que adquiriste en mi compañia? ¿Que fue de aquella nena dulce que descubri? ¿Que fue de aquel perfume que se fundia con el aroma diferente de mi? ¿ Que fue de aquella coraza que alguna vez desarme? ¿Que fue de aquellas palabras que alguna vez nos prometimos? ¿Que fue de aquellos colores que alguna vez ilumine? No escapes y dime: ¿Alguien te hace mas feliz que yo?. Confiesame. No te mueras tanto, quedate un rato conmigo. Si quieres, bailamos ...

2 silencios rotos.:

Sara dijo...

Q pasó? Se quedó contigo?

Laury~! dijo...

Me encanta!!! Un saludo

Publicar un comentario