miércoles, 26 de octubre de 1988


- Amor, ¿puedo hacerte una pregunta?
- No.
- ¿Por què?
- Porque no me gustan las preguntas que empiezan con esa pregunta.
- Bueno, ¿pero me dejas contarte un secreto?
- Eso si, con lo mucho que me gustan! Cuéntame..
- Pero necesito que dejes el postre y te acerques un poco más.
- ¿En serio? Pero si estamos solos en el departamento!
- No importa, yo te quiero cerquita mío.
- Esta bien..
Entonces acaricia mi cara, me da un exquisita beso sonoro en la comisura de mis labios y luego me dice bajito al oido:

- "Gracias por esa felicidad que me das,
a tu lado aprendí a sentirme distinta.."

8 silencios rotos.:

Lost Soul dijo...

Qlindo..q bonito..me encanta..como me gustaria q me dijesen algo así¡¡¡
:)

Javier dijo...

awwww!

alex dijo...

que lindo, no?

Un besito cielo

franco ferreira dijo...

si, un bonito post. se ganó aplauso!
Sigo leyendo :)

Stultifer dijo...

Eso ha sonado a amor.

Verónica dijo...

mmm... a mi no me agrado... lo encontré predecible... de romantica tengo poco.

Saludos.

pd: trabajo en un super de la cadena D&S

Elena dijo...

Me gusta el post :)
Será que tengo un día romántica, pero chico, muuuy bonito!
Saludos!

Thiago dijo...

Ah, si, entonces con tanta felicidad no me extraña que vaya a haber hijos y todo, jaja

Bezos.

Publicar un comentario